Revista Todo
Tiendologuia.comSin duda alguna, la reina de los insectos domésticos es la mosca común. No hay vivienda que se libre de su presencia, más o menos importante. Se cuelan en nuestras casas al abrir una puerta o una ventana y luego no hay modo de echarlas, están perfectamente instaladas en nuestros hogares. Todos reconocemos en este insecto su gran habilidad voladora, que les permite desplazarse a gran velocidad, realizando piruetas increíbles y sorteando hábilmente nuestros inútiles manotazos porque además no se espantan, vuelven una y otra vez al foco, haciendo gala a aquello que decía Machado: “moscas pertinaces”. De todos modos, nos debe servir de consuelo mirar cómo un caballo o un mulo está constantemente siendo asaetado por moscas de todo tipo, incluidas aquellas que son hematófagas y que por tanto pican, contra las que el animal intenta defenderse con movimientos de la cola, vibraciones de la piel y pisotones. Afortunadamente, nosotros disponemos de más recursos para librarnos de estos insectos. Se afirma que la mosca común es un insecto de origen asiático que empezó a seguir al hombre en sus rutas migratorias, instalándose cuando el hombre empezó a estabular el ganado, creando nichos ideales para su reproducción.

La mosca común (Musca domestica) no es la única mosca que entra en nuestras casas, porque hay otras moscas, menos corrientes, que también pueden entrar, como la mosca del otoño o de la cara (Musca autumnalis), muy parecida a la mosca común pero más corriente en zonas rurales próximas a cobertizos con ganado, y otras moscas diferentes que veremos en capítulos posteriores. Todas las moscas son insectos del orden Diptera, llamado así porque los insectos que agrupan tienen solo un par de alas funcionales (el segundo para queda recudido a unos muñones llamados “balancines”), y dentro de este orden están en la familia Muscidae, cuyos miembros se caracterizan, entre otras cosas, por tener un aparato bucal lamedor, ya que estos insectos se nutren de sustancias líquidas o semilíquidas que ingieren con una trompa en cuyo extremo hay un par de gruesos labios carnosos para lamer, lo cual ya la descarta como insecto picador, aunque no por ello menos molesto. Otras especies de moscas, no domésticas, como la mosca borriquera, los tábanos, etc. sí pican porque son hematófagas, pero normalmente están vinculadas al ganado.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comSi a cualquier persona se le preguntara qué insecto de su casa le resulta más molesto, casi seguro que se referiría a los mosquitos. Y es que los mosquitos no sólo son molestos porque con su zumbidos nocturnos nos anuncia un picotazo y el cobro de una porción de nuestra sangre, sino porque, además, según qué mosquitos y qué lugares de la Tierra, estos insectos son los vectores de las enfermedades más graves y que afectan a más personas del mundo, sobre todo en zonas tropicales.

Aunque con el término “mosquito” se aluden a especies muy diferentes, el grueso lo reciben unos Dípteros (insectos con solo un par de alas membranosas, el segundo reducido a un par de muñones o balancines) del grupo Nematóceros y familia Culicidae, que tienen como características comunes patas muy largas y delgadas (por eso en Latinoamérica le llaman “zancudos”), de cuerpo delgado, antenas filiformes en la hembra y plumosas en el macho, y una alimentación de la hembra fundamentalmente hematófaga, es decir, los adultos se alimentan de sangre, para lo cual disponen de un aparato bucal picador-chupador. Dentro de este grupo hay varias especies de mosquitos que se han hecho famosas por las enfermedades que transmite. Así, la fiebre amarilla, el dengue y otras enfermedades víricas son transmitidas por Aedes aegypti y en otros lugares por el mosquito tigre Aedes albopictus (esta especie ya se ha detectado en el Levante español); la malaria es transmitida por varias especies del género Anopheles, como Anopheles gambiae y Anopheles funestus de momento en zonas tropicales; y finalmente la fiebre del Nilo Occidental puede ser transmitida por el mosquito común, Culex pipiens, que es el mosquito más abundante del Mediterráneo y el que con toda seguridad le ha picado alguna vez en sus vidas, aunque afortunadamente sin consecuencias apreciables en la mayoría de los casos, más allá de la típica roncha pruriginosa.

En la mayoría de los culícidos hembra, las piezas bucales forman una larga probóscide preparada para perforar la piel de los mamíferos (o en algunos casos de aves, reptiles o anfibios) para succionar su sangre. Las hembras requieren del aporte que constituye la sangre para poder iniciar el ciclo gonotrófico y poder hacer así una puesta de huevos. Cada puesta ha de ser precedida de la ingesta de sangre. La dieta de los machos consiste en néctar, savia y jugos de frutas, generalmente ricos en azúcares, por lo que tienen un aparato bucal distinto, de tipo masticador. Las larvas toman el alimento en el agua. Como contrapartida, tanto las fases preimaginales (larvas y pupas) como los adultos, son depredados por una gran diversidad de organismos.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comOtro diminuto animal que, como los piojos, actualmente se contemplan como rarezas, son las pulgas. No hace mucho, las pulgas eran relativamente corrientes en las calles, donde la falta de higiene facilitaba el desarrollo de las larvas y los adultos llegaban a nuestras casas adheridos a la ropa, donde llegó con algunos de sus proverbiales saltos. Actualmente es más corriente ver este tipo de insectos en nuestros animales de compañía, principalmente perros y gatos, pero eventualmente se conocen brotes que aparecen incluso en lugares públicos como colegios, cines, etc.

Las pulgas son insectos pertenecientes al orden Siphonaptera, nombre que alude a una de sus características más evidentes: la falta de alas. Posiblemente sus antepasados fueran insectos alados, pero la adaptación a la vida parásita les ha favorecido la pérdida de las alas y, en cambio un fuerte desarrollo muscular de las patas posteriores, con las que dan saltos extraordinarios que pueden usar como medio defensivo y como medio de alcanzar sus huéspedes potenciales.

Las pulgas que podemos encontrar en nuestras viviendas, además de la pulga común (Pulex irritans) es la pulga del perro (Ctenocephalides canis) y la pulga del gato (Ctenocephalides felis).

Morfológicamente son insectos pequeños (de 1,5 a 3,3 mm de largo) sin alas, muy ágiles, de color generalmente oscuro (por ejemplo, la pulga de los gatos es de color rojizo-parduzco), que cuentan con un mecanismo bucal de tubos especialmente adaptado para poder alimentarse de la sangre de sus huéspedes. Tienen el cuerpo comprimido lateralmente, lo que les permite desplazarse con facilidad entre los pelos o plumas del huésped. Tienen las patas largas y las traseras están adaptadas para el salto, que puede ser de hasta 18 cm en dirección vertical y 33 cm en dirección horizontal. Esto representa una distancia de hasta 200 veces su propia longitud, lo que convierte a las pulgas en el mejor saltador entre los animales en relación con su tamaño corporal. El cuerpo de la pulga es duro, pulido, y está cubierto con muchos pelos y espinas cortas dirigidas hacia atrás. Esta característica les asegura un tránsito fluido entre los cabellos del huésped. La dureza de su cuerpo les permite soportar grandes presiones (probablemente como resultado de una adaptación para sobrevivir el rascado, etc.), incluso la ejercida por los dedos humanos.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comLos piojos son uno de los insectos más desagradables con los que alguna vez hemos tenido ocasión de convivir. No por su aspecto, no por sus daños (más allá del típico picazón que hace rascarse la cabellera) sino porque automáticamente lo asociamos a un parásito que se nutre de nuestra sangre y sobre el que existe una mala reputación asociada a la miseria. Su entrada en las casas no se produce por vuelo o por tierra, sino transportado en la cabellera o el vestido de uno de los moradores de la vivienda, generalmente niños, ya que estos insectos se transmiten de una cabellera infestada a otra en los contactos normales de los niños cuando están en grupos, sean en pandillas o, más frecuentemente, en los colegios. Antiguamente los piojos estaban recluidos principalmente a capas sociales con escasa higiene, pero la generalización de la educación ha hecho que la pediculosis (situación en la que un individuo es parasitado por piojos) no distinga clases sociales y pueda aparecer en cualquier niño. Cuando este niño llega a la casa, dependerá de los hábitos de higiene que exista en la familia para que se propague o detenga la infestación a otros miembros de su familia.

Los piojos son unos diminutos insectos que pertenecen al orden Phthiraptera, un grupo de insectos primitivos (Neoptera) cercanos a las termitas, cucarachas, etc., pero completamente ápteros y de cuerpo transformado para la vida parasitaria que desarrollan. En la especie humana se conocen dos tipos de piojos: el piojo humano (Pediculus humanus) y el piojo del pubis o ladilla (Pthyrus pubis). El piojo humano ha sido subdividido en dos subespecies, una adaptada a los pelos de la cabeza (P.humanus capitis) y otra adaptada al cuerpo y vestidos (P.humanus corporis). Todos ellos son de aspecto aparentemente similar: forma alargada y aplanada, color parduzco, variando según la cantidad de sangre succionada y del color del cabello de la persona donde residen, de 2 a 4 mm de largo, siendo mayores las hembras. Carecen de alas y tienen un aparato bucal picador-chupador, con los que consigue alimentarse de sangre.

Su alimentación es, por tanto, hematófaga, siendo parásitos obligados (ectoparásitos) de comportamiento altamente específico con el huésped e incluso prefieren lugares determinados de su cuerpo, como ocurre en los piojos del hombre. Su ritmo normal de alimentación es de cada 4-6 horas, de forma que no sobreviven fuera del huésped más de 1-2 días. Para evitarlo procuran pasar toda su vida sobre el huésped, para lo cual han desarrollado adaptaciones que los habilitan para mantener un contacto cercano con él, como es su pequeño tamaño, las patas y garras fuertes para agarrarse firmemente al pelo. Carecen de alas y su cuerpo es inflado dorsoventralmente.

» Leer Más ...

Tiendologuia.com - Con el nombre de “escarabajos araña” se suele denominar a unos pequeños escarabajos de 1-5 mm de longitud que, por tener unas patas y antenas largas y finas, y en muchas especies un abdomen globoso y redondeado (sin alas), separado del pronoto por un estrechamiento, recuerdan de algún modo a pequeñas arañas, aunque realmente no sean arañas (que tienen ocho patas y carecen de antenas), sino insectos (que tienen seis patas y un par de antenas que en este caso se confunden con patas, de ahí el parecido con las arañas). Clásicamente han sido englobados en la familia Ptinidae, dentro de los escarabajos o Coleópteros, pero hoy día se considera que hay motivos para introducirlos como subfamilia dentro del grupo de los Anobiidae, que vimos en el capítulo anterior, al referirnos a los barrenillos domésticos.

Bajo esta denominación se incluyen varias clases, incluido el escarabajo araña americano (Mezium americanum), el escarabajo araña de mancha blanca (Ptinus fur) y el escarabajo araña lustroso (Gibbium psylloides). Cada una de estas tres especies tiene su rasgo característico, por ejemplo, el escarabajo araña americano tiene su color del abdomen de rojizo marrón oscuro a negro y es de forma como una bolita. El resto del cuerpo, como la cabeza, el tórax, las patas y las antenas están cubiertas de vellos de color amarillo pálido. Escarabajo araña de mancha blanca adulto mide de 2 a 4mm de largo, es de color marrón claro con parchos de vellos blanco en la cubierta de las alas, que se borran en los escarabajos viejos. Los machos de esta especie tienen un abdomen más fino y alongado que las hembras. El escarabajo araña lustroso se puede confundir con escarabajo araña americano. La diferencia consiste en que el escarabajo araña lustroso tiene de la cabeza, tórax, las patas y las antenas del mismo color que el abdomen. El cuerpo es de forma globular y mide 4 mm de tamaño.

Por su carácter antropófilo y su régimen alimentario dirigido a sustancias orgánicas de origen animal o vegetal, algunas especies de Ptínidos son particularmente nocivas y, si bien es raro que lleguen a causar grandes destrozos, lo cierto es que son visitantes molestos, que a menudo estropean los productos almacenados. Viven, se reproducen y se alimentan de una amplia variedad de productos alimenticios. Estos incluyen almendras, huesos, cacao, cereales, chocolate en polvo, harina de maíz, frutas secas, dátiles, setas secas, sopas secas, drogas derivadas de polvo de hojas, granos, higo, alimento de peces, harina, maíz, nuez mascada, pan de centeno, semillas, trigo; además, insectos muertos o colección de insectos, excrementos de insectos o aves, plumas, cuero, madera vieja, seda, aves disecadas, tejido de textiles, lana, piel de animales, etc.

» Leer Más ...

«Anterior | 1 | 2 | 3 | ...| 44 | 45 | 46 | Siguiente»