Revista Todo
Tiendologuia.com¡Qué razón tiene la gente cuando te dicen: -que cuando experimentes las cosas en carne propia tendrás otra opinión acerca del tema que sea-! Y es verdad, así lo he vivido en primera persona en lo referente a mi estado de salud, pues debido a mis dolores musculoesqueléticos he descubierto muchas cosas en este tiempo y estoy intentando hacer una lectura creyente de todo ello. Hace catorce años debido a molestias en mis extremidades, reflejándose en varices en la pierna izquierda, recibí una intervención médica en Granada; allí me infiltraron en diez sesiones y esto me produjo un gran alivio, liberándome de una gran pesadez en mis piernas, sobre todo en los meses veraniegos. Empecé a sentirme mejor, andar con más libertad y hacer pequeñas carreras por el Paseo Marítimo de Torre del Mar, lugar de inigualable belleza, donde se divisa la inmensidad del mar, a veces su serena agua en los días de quietud y otras su oleaje en los días de levante; un mar azulado reflejo del cielo del Mediterráneo donde las aves revolotean. Un lugar propicio para pasear por ese Paseo tan cuidado, a donde van muchas familias o personas haciendo deporte por la arena o algún niño con su bicicleta o con sus patines…todo ello aporta a tu alma y a tu estado de ánimo: gozo, paz y serenidad. A mí personalmente me da la vida, como se suele decir.

Hace dos años, he vuelto a sentir molestias y dolores en mis piernas. Por dos veces haciendo deporte perdí las fuerzas y me caí. El cansancio se apoderaba de mí; las articulaciones y la columna resentidas. Después de hacerme el fuerte, tuve que acudir al médico de cabecera, pedí una cita y de ahí me pasaron al Hospital Comarcal de la Axarquía y del Comarcal al Hospital de Málaga, cita que nunca llegó. Abandoné la posibilidad de insistir en la Seguridad Social. Pero el malestar volvió a mí y tuve que acudir a una Clínica privada. Me hicieron análisis y aparentemente no había ninguna alteración. Me vio otro médico y me mandaron al fisioterapeuta, me diagnosticaron problemas en la cadera e inflamación en la pierna izquierda. Diez u doce sesiones de masajes, electros y atenciones que serenaron un poco mis dolores. Pero al poco tiempo volvieron las molestias y el cansancio era cada vez mayor. El día a día se convertía en una gran dificultad, pues no podía rendir en mi trabajo pastoral, incluso a media mañana me tenía que tumbarme para descansar. Un vecino de esta ciudad de Vélez-Málaga en una mañana temprano, me vio en Misa y observó la dificultad mía para estar de pie y vio una pequeña inclinación en mis hombros. Me dijo que conocía a un buen médico y que fuéramos a verle. Y le dije que sí, que tenía muchos dolores y me costaba trabajo hasta estar de pie. Así que fuimos a Málaga y allí el doctor Casermeiro me hizo un TAC y observó irregularidades en mi cadera y en mi espalda, por eso los síntomas eran esos dolores tan fuertes. Empezó a tratarme con infiltraciones, más de veinte sesiones. Un médico que empatizó conmigo. Gran profesional y una excelente persona, pues descubrí que su ayuda humanitaria era innumerable y que gracias a todo su esmerado trabajo un alto porcentaje de su dinero lo dedicaba a ayudar a muchas familias de Málaga y una larga lista de proyectos en el Tercer Mundo. Impresionante humanidad y alegría que sabe transmitir al que está enfermo y ofrecerle una sonrisa tan necesaria en medio de los tormentos de los pacientes, cada uno con su historia personal de problemas, dificultades, lagunas y tristezas que tenemos que afrontar, asumir y digerir desde la fe y todo se hace más llevadero desde el apoyo médico y psicológico tan necesario.

» Leer Más ...

Tiendologuia.comEl Año Jubilar de la Misericordia ya ha transcurrido. El 8 de diciembre del 2015 el Papa Francisco abría la Puerta Santa de este Año Jubilar y el 20 de noviembre del 2016 el Papa concluía la celebración de este Jubileo cerrando la Puerta Santa en Roma y nos invitaba a todos a clausurar este año jubilar…aunque la Misericordia del Señor, como nos dice el salmo, dura por siempre y no termina, antes bien, se renueva cada mañana.

Nosotros, la Comunidad Cristiana de la Axarquía, hemos vivido unos actos de clausura con dignidad, con detenimiento y con un único deseo, ayudarnos mutuamente a vivir este regalo de Dios para su pueblo, un año de gracia y de júbilo a través de su misericordia.

A finales del mes de junio del 2016 formamos una comisión interparroquial llamada: Comisión para la Clausura del Año de la Misericordia. Esta comisión está representada por miembros de nuestras tres parroquias de Vélez-Málaga, el movimiento espiritual de la Adoración Nocturna, Cáritas y la Agrupación de Cofradías. Hemos intentado subrayar los aspectos fundamentales de la misericordia y unir la trilogía de Formación, Celebración y Compromiso.

Creo que todo lo programado nos ha ayudado a profundizar en la dimensión de la misericordia y a unirnos más todos los cristianos de la Axarquía, adquiriendo un protagonismo especial el laicado, como nos dice el Papa Francisco en la Evangelli Gaudium en el nº 120, ha crecido la conciencia de la identidad y la misión del laico en la iglesia. Se cuenta con un numeroso laicado, aunque no suficiente, con arraigo sentido de comunidad y una gran fidelidad en el compromiso de la caridad, la catequesis y la celebración de la fe.

» Leer Más ...

Tiendologuia.com - Aunque cada vez se adelanten en el calendario las celebraciones previas a la fiesta de la Navidad y ya casi nada despierta en nosotros expectación, la Navidad sigue siendo un tiempo especial, que debemos de seguir descubriendo, disfrutando y dándole su justo significado. Por ello debemos de insistir en aquellos aspectos esenciales que a todos nos puede ayudar a hacer que la celebración de la Navidad sea más auténtica para que así la degustemos más y no perdamos el sentido verdadero de esta fiesta.

Claro, los tiempos cambian aceleradamente y las redes sociales fluyen con demasiada rapidez haciéndonos ver todo con anterioridad y con una excesiva prontitud, que hacen acentuar en nosotros la impaciencia de una manera notable.
Yo recuerdo cuando era pequeño, que la Fiesta de la Navidad se preparaba poco a poco como nos indica el tiempo litúrgico del Adviento. Las luces de los escaparates, el alumbrado en la vía pública y los adornos navideños no estaban circulando en el mes de octubre como podemos ver actualmente. La festividad de la Navidad se ha hecho demasiado comercial y todo es marketing donde lo material y lo placentero es lo único que se acentúa.

En casa de mis padres todo era un ritual progresivo hasta concluir en la Nochebuena, el día por excelencia de las fiestas de la Navidad, que tenía dos partes: la cena familiar y la Misa del Gallo en la Parroquia. Para la cena todo se preparaba meses antes. Se compraba una caja grande de mantecados, roscos y polvorones y se guardaba en un lugar seguro donde los niños no supieran encontrarla. De igual manera también el célebre jamón y una caja de langostinos que se adquiría con mucho esfuerzo y sacrificio; todo se preparaba con mucha ilusión para la fecha señalada de la Nochebuena, pues eran artículos de lujo que sólo se consumían en esos días. Quizás nuestros padres debido a la carestía y necesidades que pasaron cuando eran pequeños en sus familias, no querían que nosotros tuviéramos la misma estrechez y carencias, por ello valoraban mucho cada uno de estos artículos. Todo tiene un porqué, pues la fiesta es la fiesta, y debemos de darle realeza a los días concretos de la Navidad donde la familia convive de una manera más intensa. También me acuerdo que todas las figuras y piezas del Belén o del Nacimiento se guardaban en varias cajas y el Belén se montaba en torno a la fiesta de la Inmaculada.

El Adviento es el tiempo de la preparación a la Navidad y la preparación es algo más que lo material o lo cuantitativo; principalmente es la preparación interior del corazón para recibir a Jesús que nace en nosotros y de ahí viene todo el sentido de la fiesta de la Navidad. Pues para recibir a Jesús, que nace en cada corazón, tenemos que prepararnos y descubrir que todo lo existente en nuestro mundo, en nuestra sociedad, en nuestra familia y en cada corazón del ser humano debe de ser reparado, limpiado y organizado.

» Leer Más ...

amanoLa música católica es sin duda una oportunidad real de evangelización y es a su vez parte integral de la celebración de nuestra fe. A través del canto y de la música cristina, don que recibimos de Dios, nos ayudamos a vivir la dimensión de la fe. Pues le cantamos a Dios, conversamos con Él y Él canta en medio de nosotros. Como pueblo en marcha le elevamos nuestras súplicas, nuestro ofrecimiento, nuestro arrepentimiento y nuestra gratitud. ¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios, qué agradable y merecida su alabanza! Nos dice el Salmo 147, 1.

Uno de los entendidos en este tema, Antonio Alcalde, nos dice en su libro Pastoral del canto litúrgico de la Editorial Sal Terrae, que el canto litúrgico es uno de los medios más excelentes, eficaces y pedagógicos para la formación cristiana y litúrgica de toda persona y de cada asamblea o comunidad y para la participación activa de todo el pueblo de Dios.

Muchos se equivocan o confunden esta dimensión litúrgica del canto en la Iglesia. El canto en la liturgia es más que un concierto o un escuchar con gozo una armonización de voces o una unidad de sonidos y de compases. Aunque cuando se canta bien y se utilizan los cantos apropiados para cada tiempo litúrgico, para cada una de las partes de la celebración eucarística o para los momentos de la oración comunitaria, el alma se eleva y se consigue un buen ambiente en la asamblea reunida. De ahí el dicho de San Agustín que quien canta bien, reza dos veces. Pero no está mal decir que no todo canto es válido. Además de que exista una calidad musical y un contenido profundo en teología y en la Palabra de Dios hay que saber discernir lo que más conviene y lo que no es posible dentro de las celebraciones en las Iglesias. El ideal es que toda comunidad parroquial tenga su cantoral litúrgico y que con asiduidad ensaye y ayuden a crecer en esta dimensión litúrgica a toda la feligresía que se reúnen en cada celebración, pues el objetivo principal es que el pueblo de Dios se encuentre con el Señor y Él nos transforme, nos reconforte, nos ayude a meditar y a dar sentido a nuestra vida.

Debemos de seguir las directrices de la Iglesia y ayudarnos con el Cantoral Litúrgico Nacional y saber adaptar músicas, melodías y composiciones con los textos litúrgicos y evangélicos. No se trata de que nos gusten los cantos por ser más joviales o tengan ritmos más modernos… se trata de rezar y ayudar a que la asamblea participe y crezcamos todos en esta dimensión de la fe de la Iglesia.
Por todo ello, es importante formar en cada parroquia un grupo de liturgia, un coro parroquial y algún cantor que pueda dirigir y animar esta faceta tan importante del canto litúrgico… y siempre acompañado por el sacerdote, quien debe de revisar los cantos y dar su aprobación o corregir aquellos textos que estén fuera de tono.

Me vais a perdonar… pero a veces no estamos en lo que estamos… aunque llevemos toda la vida en la Iglesia. Recuerdo en alguna que otra boda, que como canto de entrada han cantado Esta tarde se casa mi niña o en momentos de silencio, que la liturgia los tiene, Quiéreme u otros temas de autores muy reconocidos y de calidad musical, pero no son los cantos apropiados para la celebración litúrgica de una Eucaristía o de una boda, por más, que le gusten a los novios, a la madrina o al difunto…pues se ha dado todos estos casos.

» Leer Más ...

amanoUn 25 de febrero de 1877 nacía en Sevilla Manuel González García. Sus padres eran naturales de Antequera, Martín y Antonia. Tenían cinco hijos y uno de ellos había fallecido. Manuel es el cuarto de los cinco hermanos. La infancia de Manuel transcurre entre estudios, ayuda en casa, juegos y como todos los niños con muchos sueños. Perteneció al grupo de los Seises, niños que bailan en la Catedral en la Festividad de la Inmaculada y en el Día del Corpus Christi. Por iniciativa propia arregla el ingreso al Seminario Menor a la edad de doce años. En su tiempo de formación en el Seminario destacará por su amabilidad con los compañeros y su espíritu de servicio, junto a su piedad por las cosas del Señor. Es ordenado sacerdote el 21 de septiembre de 1901 y su primer nombramiento es como capellán de las Hermanitas de los Pobres. Con su gracia y salero tendrá embelesados a todos los ancianos y poco a poco entre juegos, charlas, catequesis y buen humor los acercará al Señor.

Realizó una Misión en el pueblo de Palomares del Río, y allí ante el abandono inminente de la Iglesia y de su Sagrario, D. Manuel siente la llamada del Señor a reparar los Sagrarios Abandonados y a cuidar siempre de ellos con su oración y su cercanía, mirar por su Capilla, los manteles bien blancos, su lamparilla encendida y siempre alguna flor acompañando a la belleza infinita, al mismo Jesucristo.

Lo destinan a Huelva cuando sólo tenía 28 años. Allí lo nombran Arcipreste. Se encuentra con una situación económica, social y religiosa muy difícil, pues los mineros de Huelva sufrían unas condiciones de trabajo infrahumanas y también se habían relajado en sus prácticas religiosas. Numerosos niños sin escolarizar y sin referentes ni modelos educativos y humanos. Al principio los niños le correteaban y le apedreaban pero D. Manuel, con su ingenio, sabiduría, pedagogía y constancia en la oración consiguió ganárselos. Él lo describe así: para atraer a los niños no hay nada más que un secreto: amarlos.

En Huelva crea las escuelas para los niños. Adecua iglesias y ermitas, y no cesa su ingenio para recaudar fondos para la financiación de las mismas, a través de rifas, venta de dulces, búsqueda de bienhechores… Para los que iban terminado los estudios primarios instituyó el Patronato de Aprendices, Escuelas de Aprendices, Granjas Agrícolas, Banda de Música…

» Leer Más ...

«Anterior | 1 | 2 | 3 | ...| 13 | 14 | 15 | Siguiente»