Revista Todo
Una de las cosas que más curiosidad me suscita de mi profesión es la disposición y funcionalidad de las áreas cerebrales. El estudio de este órgano esencial para nuestra existencia es algo que nunca dejará de sorprendernos pues su complejidad es tal que resulta imposible averiguar su funcionamiento con total precisión. No hay dos cerebros iguales, como tampoco hay dos personas exactamente idénticas y se ha evolucionado tanto en la historia del ser humano que ni siquiera podemos intuir hasta donde conseguiremos llegar ni cuales son nuestros límites cognitivos.

Hasta la primera Guerra Mundial se sabía muy poco sobre las funciones y áreas de la corteza cerebral, pero en esa época, soldados con heridas de bala en pequeñas zonas del cerebro fueron estudiados en busca de cambios funcionales cerebrales. Hoy en día sabemos que el cerebro se divide en dos hemisferios (derecho e izquierdo). Las personas diestras desarrollan más el hemisferio izquierdo y las personas zurdas el hemisferio derecho. Y se divide también en cuatro lóbulos que coinciden con las fisuras que marcan el cráneo humano (frontal, temporal, parietal y occipital).

El hemisferio izquierdo del cerebro es el responsable de nuestras capacidades lingüísticas, numéricas y lógicas y el hemisferio derecho está especializado en facultades no verbales como los sentimientos, las capacidades artísticas, el pensamiento y procesar las informaciones de los sentidos.

Pero además de la división hemisférica física que existe, el cerebro se podría organizar como un mapa con distintas áreas en las que cada una se especializa en determinados aspectos. Por ejemplo; la zona frontal del cerebro mantiene funciones motoras de coordinación de movimientos, de pensamiento y personalidad mientras que el área sensitiva encargada de aspectos como el dolor, la presión, tacto, temperatura…la podemos encontrar en el lóbulo parietal. El área encargada de la visión estaría ubicada en el lóbulo occipital; el área de la memoria reciente junto con la audición se encuentra en el lóbulo temporal (que coincide a la altura de los oídos) y el lenguaje en el área prefrontal. Más concreto en las llamadas áreas de Broca y Wernicke (nombre que reciben gracias a sus descubridores como suele pasar).

Numerosos estudios han revelado la importancia de la estimulación durante la etapa de gestación para el desarrollo del lenguaje y el aumento de capacidades de aprendizaje. Y es que nuestro cerebro comienza su desarrollo en la etapa prenatal y es hasta la infancia cuando más plasticidad neuronal tiene, por lo que los aprendizajes serán mucho más rápidos y efectivos si sabemos aprovechar estas capacidades tempranas.
amanoEl trastorno de déficit de atención o también llamado TDA, está siendo uno de los trastornos más emergentes y que más suenan entre los ámbitos escolares últimamente.

Se trata de un trastorno de diversas opiniones para los especialistas y cuya detección sigue siendo muy subjetiva para muchos, ya que las características que presenta pueden ser interpretadas de diferentes maneras.

Para empezar a describirlo podemos decir que es un trastorno biológico que afecta en la niñez, a edades tempranas y puede continuar hasta la adolescencia e incluso la edad adulta.

Aunque se manifiesta desde el primer año de vida, resulta difícil confirmar un diagnóstico “seguro” hasta los 4-5 años de edad. Entre los síntomas destacables se incluyen la dificultad para concentrarse y prestar atención a tareas escolares y del hogar o del día a día, dificultad para controlar la conducta y los impulsos e hiperactividad (en este caso hablamos también de TDAH o lo que es lo mismo, trastorno de déficit de atención con hiperactividad).

Existen clasificaciones en las que se nos marcan tres tipos de trastornos de déficit de atención: el déficit de atención sin hiperactividad (TDA), el déficit de atención hiperactivo-impulsivo (TDAH) y la combinación de ambos.

No debemos confundir los casos de niños que por alguna otra causa muestran comportamientos similares sin llegar a tener este trastorno de los que sí lo tienen. Es por eso que es muy conveniente no evaluar a la ligera y llevar un proceso de observación y evaluación en el que podamos descartar cualquier otra causa que sea desencadenante de estos comportamientos y que ayude a dar un diagnostico correcto. A veces estamos ante niños que hacen llamadas de atención, tienen comportamientos desafiantes o están teniendo problemas externos que alteran su conducta por otro motivo.

» Leer Más ...

La verdad es que el título de este artículo dice ya bastante. No sólo juega un papel importante la familia; el lenguaje de los niños suele estar condicionado en gran parte por lo que ven en casa, por su familia o sus cuidadores más cercanos, pero el entorno en general modela este hecho. Hablamos del entorno refiriéndonos a amigos, compañeros de clase, profesores, familiares… y por qué no decirlo, también la televisión u otros medios que aporten lenguaje. Los niños pasan generalmente más tiempo del que deben frente al televisor, y este hecho hace que muchos de los comportamientos o expresiones sean imitaciones de lo que ven.

Son como esponjas y seremos su ejemplo. Existen muchos casos de problemas de pronunciación porque los padres hablan muy rápido o tienen una mala articulación a la hora de hablar, y este hecho les dificulta porque pueden confundir muchos sonidos y producirlos de forma errónea. Cuando tenemos un niño en plena etapa de desarrollo lingüístico, debemos proporcionarle el modelo correcto de habla, o al menos intentarlo. Un ritmo un poco más lento y una articulación más cuidada pueden mejorar de forma considerable esta etapa tan importante para ellos. Otros comportamientos paternales hacia los hijos como una sobrecarga de estrés reflejada en continuas discusiones, enfados o castigos, o una sobreprotección también pueden afectar al lenguaje.

Algunos consejos que pueden venir bien para saber como actuar en beneficio del lenguaje de nuestros niños son:
-Hablarles con un ritmo ligeramente más lento al habitual y con entonación.
-Articular las palabras lo mejor posible para que capten las diferencias de sonidos y la forma correcta a imitar.
-Hablarles mucho y pedirles a ellos que lo hagan también, contándonos lo que les ha ocurrido, leyendo cuentos juntos, comentando sus dibujos favoritos, etc. Podemos usar temas que sepamos que son de su interés para alargar más las conversaciones.
-Corregirle cuando se equivoque pero no decirle que lo ha hecho mal, sino repitiéndolo mejor. Le diremos la palabra correcta para que la vuelva a oír de la forma correcta.
-No enfadarlo demasiado con las correcciones pues puede frustrarse también si cree que no es capaz. Hay que darle su tiempo y tratar el tema de una forma natural y cariñosa.
-No compararlo con otros niños. Cada uno tiene su ritmo y hay que respetarlo siempre que avance y no notemos un estancamiento o retroceso en el tiempo.
-Hacer o inventar juegos en los que tengamos que hablar como el Veo-veo, cantar cancioncillas, decir adivinanzas…
-No burlarse de sus errores, pero tampoco “reírle la gracia” cuando se equivoque, ya que se dan casos tanto de dejar de hablar o reducir los intentos de comunicarse por miedo a equivocarse en el primer caso, como en otro extremo opuesto, en el que se amoldan a decir una palabra o expresión mal dicha porque entienden que eso nos puede causar risa y elogiamos su peculiar manera de decirlo.

Normalmente hay que tener paciencia, porque cada niño es diferente, pero estando atentos y brindándoles nuestro apoyo seguro que el proceso será mucho llevadero.
amanoSe define Atención Temprana como el conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, en las que se trabaja para cubrir las necesidades; transitorias o permanentes, que presentan los niños con trastornos en el desarrollo o que pueden tener riesgo de padecerlos.

Normalmente las derivaciones a estos centros especializados en la Atención Temprana o CAITS (Centros de Atención infantil Temprana) se suelen realizar por medio de los pediatras. Nuestro municipio cuenta con un CAIT (aunque existen más en la provincia) que ofrece una gran cobertura a muchos pueblos de la Axarquía.

En estos centros, es muy importante la colaboración interdisciplinar para crear tratamientos lo más adaptados y personalizados posibles. Normalmente se cuenta con distintas especialidades como psicólogos, fisioterapeutas y logopedas.

Se puede trabajar en terapia individual o grupal, según necesidades y características de cada caso y es muy importante que tanto la familia, como el centro de escolarización y demás profesionales estén en contacto y se informen periódicamente.

Todo comenzará con una primera cita con los familiares en la que se llevará a cabo un registro inicial de datos del paciente y su entorno que nos servirá para poder enfocar la situación y su posterior abordaje. A continuación se procede a la evaluación y estudio de informes o datos obtenidos para poder diseñar el tratamiento y pautas que mejor se adapten al caso. Por supuesto la colaboración externa es importantísima para que el proceso se acelere y se estabilicen los logros.

Los centros de atención temprana cuentan con salas adaptadas a los más pequeños, con materiales didácticos y lúdicos. No olvidemos que son centros sanitarios que pueden ser de carácter privado o público y es una responsabilidad cuidar las instalaciones.

Estos centros son clave para poder evitar muchas problemáticas posteriores en los niños, que de no ser por estos tratamientos tempranos se manifestarían con peores consecuencias. Ayudan a prevenir, que ya es un hecho muy importante y por supuesto a detectar patologías.

» Leer Más ...

En el artículo de este mes os hablaré un poco de las becas NEE. ¿Qué son? ¿A quién van destinadas? ¿Cuándo podéis solicitarlas?

Espero poder responderos de la forma más exacta a estas preguntas. Quizás muchas familias no estén informadas sobre estas ayudas pero desde el Ministerio de Educación, se facilitan cada año estas becas denominadas becas de NEE, o lo que es lo mismo: Becas de Necesidades Educativas Especiales. Estas ayudas van dirigidas a alumnos que necesitan de terapias externas a las recibidas en los centros escolares, es decir, necesitan un apoyo extraescolar por parte de un servicio privado que cubra sus necesidades y esto supone un gasto adicional. Dichas becas van dirigidas como explicaba, a escolares que reciban un tratamiento psicopedagógico o del lenguaje (en nuestro caso) tanto en el colegio por parte de los psicólogos, AL, PT, logopedas… como sesiones de estas mismas disciplinas en centros de carácter privado.

La justificación de una necesidad especial hace candidatos a estos alumnos de percibir una cantidad que dependiendo del caso y de aspectos como la renta familiar, las necesidades del alumno/a, los apoyos específicos u otros puede variar en cuanto a la cuantía que se perciba.

El trámite se puede realizar de forma on line mediante una cuenta de usuario que previamente debe crearse con su contraseña privada o bien desde el colegio, ya que en ocasiones facilitan desde los mismos centros la documentación con los datos escolares ya cumplimentados, solo a falta de rellenar la parte del profesional externo que trabaje con el alumno/a. Aunque últimamente, cada vez se realiza más a través de la primera opción, es decir, de forma telemática.

Cada año, da comienzo la convocatoria aproximadamente entre agosto-septiembre. Suele abrirse el plazo para solicitudes y los centros con profesionales cualificados para firmar dichas becas solemos atender peticiones de nuevos usuarios que comenzarán un tratamiento que se espera sea subvencionado en parte por el Ministerio. El tratamiento debe ir coordinado con el centro escolar ya que es la otra parte fundamental para percibir esta ayuda. Ciertamente, las ayudas tardan algunos meses en concederse, pero se nos informará progresivamente a través de correos electrónicos o sms el estado de la beca, si se ha denegado o si ha sido aceptada y está en trámite.

» Leer Más ...

«Anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | Siguiente»