Revista Todo
Es común que a veces notemos resentida nuestra voz, llegando a pasar por un estado de disfonía o disminución temporal de la voz que no suele durar más allá de unos días o en ocasiones incluso horas.
Las causas pueden ser muy variadas. Esta disminución de nuestra calidad de voz puede darse por circunstancias tales como el haber pasado una época de estrés o sobrecargas emocionales, por anomalías orgánicas en nuestro propio cuerpo; como consecuencia de muchos trabajos que obligan a un sobre esfuerzo en las cuerdas vocales como son la docencia, la locución de radio, el periodismo…

Podemos reducir e incluso eliminar la fatiga vocal siguiendo algunos consejos que se ofrecen en el artículo de hoy y que serán muy útiles y simples. Se consideran recomendaciones básicas:
-Evitar hablar en voz muy baja. Cuando cuchicheamos, las cuerdas vocales realizan un sobre esfuerzo. Unido a esto podemos agregar algo tan sencillo y lógico como no gritar (por el mismo motivo). Asimismo es bueno evitar el carraspeo; daña las cuerdas vocales y puede inducir a carraspear y toser con más frecuencia. Cuando se sienta esta necesidad, mejor tragar saliva o beber líquidos.

-No es recomendable hablar demasiado rápido y sin hacer pausas. Es necesario tener un correcto patrón respiratorio, inspirar correctamente y expirar con un ritmo y coordinación adecuados. Intentar no hablar durante largos periodos de tiempo en lugares ruidosos salvo cuando no quede más remedio, entonces hablaremos enfrente del interlocutor, articulando exageradamente, hablando más despacio y con menor volumen del habitual. Cuando por el trabajo hablamos durante periodos prolongados debemos planificar algunos espacios en los que permanezcamos en silencio para que el aparato fonador pueda descansar.

-Evitar locales cerrados y excesivamente climatizados aunque esto no siempre sea fácil y utilizar sistemas de amplificación cuando hablemos frente a un grupo de personas.

-Beber líquidos en abundancia para tener bien humidificadas las cuerdas vocales además de evitar el tabaco, el exceso de cafeína, picante, especias, grasa, alcohol y todo aquello que pueda acarrear reflujo gastroesofágico. El motivo es que el reflujo es ácido y daña las cuerdas vocales.

-Lo más reparador para la voz sin duda es un buen descanso, cuando no podamos dormir las horas necesarias es bueno buscar tiempo para practicar ejercicios de relajación o actividades tranquilas.
Cierto es que es difícil poder llevar a cabo todos estos consejos, pero seguro que siguiendo la mayoría de estas recomendaciones, veremos reducidos los periodos de disfonía. Cuando la disfonía o los problemas con la voz son frecuentes o persisten aún siguiendo estas pautas, acudir al especialista será la opción más recomendable.
Llegan las navidades y los regalos para los más pequeños. Elegir el juguete perfecto no es tarea fácil, pero en relación con el desarrollo del lenguaje hay bastantes ideas; aunque por lo general casi cualquier juguete puede estimular el lenguaje si se utiliza adecuadamente con ese fin.

Quizá no sepas que hay juguetes que pueden estimular el lenguaje, por lo que si tienes un niño pequeño con dificultades en el habla, se puede aprovechar este momento para comprar determinados juguetes que pueden ayudarle.

En el caso de que exista una mala pronunciación en el pequeño (habla mucho pero no se le entiende apenas), deberemos fomentar la parte fonético –fonológica. ¿Y qué juguetes son idóneos para conseguir esto? Instrumentos musicales como una flauta o una armónica estimulan que el niño sople, un pompero (teniendo en cuenta la edad) o un molinillo, todos los juegos de soplo en general harán el mismo efecto. Con las canciones conseguiremos que el niño mejore su entonación y coordinación de tiempos, por lo que sería una idea genial regalarles un disco de su música preferida o canciones populares infantiles.

En cambio si el caso es que tu hijo tiene poco vocabulario, poco “contenido” en el lenguaje, podemos regalar cuentos o libros de historietas. Para niños muy pequeños es preferible cuentos en los que en cada página haya una imagen a poder ser una fotografía con fondo blanco para que los niños se centren únicamente en lo que se les está denominando. Estos cuentos pueden ser de diferentes temáticas: animales, ropa, partes del cuerpo, instrumentos, vehículos, alimentos… Existe gran variedad de cuentos de este estilo en el mercado. Para niños un poco más mayores son interesantes cuentos en los que las ilustraciones están llenas de acción y personajes y se mezclan más acciones (TEO es una buena opción) podemos jugar a que el niño nos explique lo que está pasando. Los libros de tela, cartón o plástico con imágenes sencillas que puedan ser identificadas por el niño o con texturas y/ o sonidos son también una muy buena alternativa para los más pequeños debido a la estimulación táctil y sonora añadida.

» Leer Más ...

Últimamente cada vez oímos más a menudo el término “dislexia” en el ámbito escolar pero ¿qué es exactamente la dislexia?
Cada vez se habla de un número más elevado de casos de niños diagnosticados de este término, los cuales comparten en común la problemática de superar las exigencias educativas que se les solicitan.

Ello conlleva a un fracaso escolar ya que necesitan mucho más tiempo y constancia para adquirir conceptos e incluso afianzar los que ya tenían previamente.

Muchos niños se ven desbordados y pueden tener problemas de baja autoestima, estrés, dolores de cabeza, insomnio, apatía o falta de interés hacia el aprendizaje.

La dislexia se caracteriza por ser un trastorno persistente del aprendizaje, sin causas definidas conocidas, que afecta a la lectoescritura y a otros problemas asociados como la comprensión, la memoria a corto plazo, confusiones en la lateralidad, en las nociones temporo-espaciales, etc.

Debemos tener en cuenta que cada caso es diferente y no todos los casos comparten todas o las mismas características.
Por lo general se detecta cuando los niños inician el proceso lector y de escritura, esto ocurre a edades tempranas, en torno a los 6 años aproximadamente, pero la evolución de un disléxico va a depender de muchos factores, algunos son los siguientes:

» Leer Más ...

Muchos padres, se encuentran desorientados, desinformados o simplemente dubitativos cuando se les recomienda la visita al logopeda para sus hijos, cuando bien el profesor, el pediatra o cualquier otro profesional decide tras algunas observaciones que existe una necesidad de apoyo logopédico. Aunque cabe mencionar que también abundan los casos en los que la propia familia ve necesaria dicha intervención sin esperar a que sea derivado previamente por algún profesional educativo y/o sanitario.

Normalmente, los padres acuden a nosotros sin una idea fija o preestablecida sobre en lo que va a consistir el tratamiento de su hijo. Es muy importante tratar el asunto con total normalidad, sea cual sea el motivo de consulta debemos ser claros y realistas, ni ofrecer falsas esperanzas ni logros increíbles ni tampoco dramatizar en exceso, pues con una buena comunicación entre el logopeda y la familia conseguiremos que estén lo suficientemente informados como para afrontar la situación de forma realista y ofrecerle alternativas o ayudas para conseguir una mejora más rápida y eficaz.

Los padres tienen derecho a ser informados tras cada sesión, a que sus preguntas o sugerencias sean atendidas y valoradas y también, pueden colaborar de una manera muy beneficiosa, pues de nada sirve el tratamiento que le podemos ofrecer de manera puntual a la semana, si la gran parte del tiempo va a estar en casa y puede que no trabaje lo aprendido en las sesiones.

Por ello, es muy importante ofrecerle a los padres algunas pautas para que sus hijos puedan realizar durante la semana las tareas y sigan practicando los ejercicios que hemos aprendido previamente en el gabinete.

Es cierto que muchas veces los hijos se resisten y que se pueden mostrar más desobedientes o reacios ante sus padres que en la consulta a la hora de hacer los ejercicios, pero debemos manejar la situación, tomarnos los ejercicios como juegos, que por lo general les atrae mucho más, u ofrecerle recompensas positivas si ceden.

Por supuesto, no debemos enseñarlo a trabajar solo a base de recompensas pero si motivarlo de vez en cuando y llamar su atención.

» Leer Más ...

Probablemente muchos no habíais oído hablar apenas del ELA, pero este verano hemos sido testigos de una campaña benéfica que nos la ha acercado un poco más.

Famosos del panorama nacional e internacional debían echarse un cubo de agua fría por la cabeza y retar a hacerlo a otros; además de pagar una cantidad, puesto que este es el fin principal de la campaña, destinada a la investigación y tratamiento de esta enfermedad degenerativa que en España afecta a unas 2.800 personas.

La ELA es una enfermedad neuromuscular que degenera los músculos implicados en el movimiento voluntario. No es genética hereditaria pero los factores genéticos y ambientales son importantes. Además, la evolución puede variar mucho de un afectado a otro.

Los pacientes con ELA necesitan de un equipo multidisciplinar de profesionales, en el cual es indispensable el logopeda, y de esto os quiero hablar hoy: de la intervención logopédica en pacientes con ELA.
El tratamiento logopédico es de tipo sintomático y compensador, ya que no podemos evitar la degeneración neuronal que causa el trastorno.

Inicialmente, cuando el paciente aún mantiene capacidades comunicativas, el tratamiento se encamina principalmente a potenciar y sacar el máximo partido sobre ellas, preservando la energía muscular.
El logopeda debe estar especializado en terapia Miofuncional, pues es con lo que más se trabaja.

Los trastornos del habla son muy frecuentes en la ELA, en muchos casos, constituyen el síntoma inicial de la enfermedad y, con la evolución, todos los afectados los presentarán en mayor o menor grado. En esta enfermedad suele haber dos tipos fundamentales de trastornos del habla: las disartrias, que son alteraciones en la articulación causadas por debilidad o incoordinación de los músculos de la lengua, faringe y laringe, responsables del habla y por otro lado otra dificultad presente son las afonías o disfonías, alteraciones de la fonación por debilidad de la musculatura respiratoria y laríngea.

En las sesiones con un enfermo de ELA debemos evitar esfuerzos que puedan provocar molestias o cansancio, y siempre se encaminarán hacia el lenguaje funcional, a aquello que mejor le sirva a la persona en cada momento, es decir, que le sea más práctico.

Los logopedas aconsejamos iniciar la terapia incluso antes de que comiencen los síntomas, para evitar un deterioro superior a lo deseable.

» Leer Más ...

«Anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | Siguiente»