Ya hablamos en la anterior entrega de la clasificación de los tipos de senderos por los colores.

En ésta nos vamos a ceñir a las marcas y tipos de señales que nos podemos encontrar cuando practicamos senderismo. Y para ello seguiremos como patrón-base los colores.

Existen cuatro tipos de marcas principalmente:
Marca de continuidad: Son dos rectángulos paralelos de 10 x 5 cm cada uno separados por un espacio de un centímetro entre ellos. El superior es el de color blanco.

Marca de dirección equivocada: En este caso es un aspa o cruz de San Andrés, de 15 x 3 cm. La marca blanca, de arriba derecha a abajo izquierda, se superpone al otro trazo.

Marca de cambio de dirección: Ahora son dos trazos paralelos que simulan un ángulo de giro. El color blanco es el envolvente.

Marca de cambio brusco de dirección: Muy similar a la de continuidad, a la que se le añade inferiormente un trazo blanco en angulo recto (L invertida)




Conocidas ya las marcas con las que nos podemos cruzar en nuestras salidas, nos quedaría ahora enumerar dónde podemos encontrarlas y sobre qué soporte, ya que éste puede ser el mismo terrero o cualquier otro elemento.

No debemos olvidar en ningún caso su finalidad: evitar perdernos (primordial), y limitar el impacto sobre el medio natural acotando al máximo por donde nos desplazamos, ya que si cada uno fuese por un camino distinto ….. Pero veamos los tipos de señales sobre las que se indican las marcas descritas:
Estaquillas de madera o piquetas, fijadas o clavadas al terrero, donde las marcas suelen estar en la parte superior.

Señales de pintura en piedra, metal, cemento o madera con los colores específicos del tipo de sendero.

Postes con flechas direccionales, donde se indican un máximo de 4 lamas o flechas con información básica.

Hitos, que son montones de piedras en forma piramidal colocados a cierta distancia unos de otros. Nos invitan a seguir el camino como “miguitas de pan”.

Paneles indicadores, que suelen ser de mayor o menor complejidad y a menudo incluyen mapas, fotografías e información detallada.

Señales específicas como las del Camino de Santiago que pueden ser flechas direccionales amarillas pintadas sobre cualquier soporte, conchas, etc.

Otros tipos, donde se incluye desde un lazo, un trozo de plástico atado a cualquier arbusto e incluso una flecha construida con pequeñas piedras sobre el suelo, troncos cruzados, etc.

“Pasear es una buena costumbre que consiste en hacer avanzar el paisaje hacia adelante moviendo el planeta hacia atrás con los pies” Jorge Wagensberg