amanoQuise ser un niño y me convertí en un juguete, más tarde quise ser un hombre y me convertí en una polea, quise ser padre y me transformé en un antivirus, quise amar para amerizar dentro del corazón de una mujer, y hallé el sentido de mi vida. Autor: moreno-mata.

Comienzo de nuevo con una cita, pues está pasando tantas cosas en mundo y tan rápidas, que sólo vemos lo negativo de todo y como todo principio de siglo, esperamos que acabe ya este mundo, lo vemos en las noticias, la publicidad y en el cine, todo es cataclismo, caos y destrucción.

Pero no es así, podemos ver el lado bueno de las cosas, incluso las cosas que no comprendemos o las que nos hacen daño, todo sucede guardando un equilibrio, quizás cósmico, y lo que sucede no puede ocurrir de otra manera, puedo fracturarme un dedo del pie y estar contento, al haber evitado que le ocurriera a mi hijo de 3 años, puedo ver la parte positiva de sufrir cualquier crisis, pues supondrá cambios y retos a superar, dándome la oportunidad para crecer. Recientemente felicité a una empleada en un establecimiento por su atención y profesionalidad, después de darme las gracias me señaló a su jefa inmediata, requerí su atención y volví a felicitarla delante de ella, lo que ocurrió después, me desconcertó por completo. Abrazó a su empleada llamándola por su nombre de pila, como reafirmándose que apostaba por ella y de algún modo vi alivio en sus caras, desconozco los motivos más creo que poco importa, la emoción rompió todo protocolo de formalismo y todos nos sentimos un poco mejor, de eso estoy seguro.

Obra the dog. Técnica mixta sobre tablex 30x40cm.
Foto por Alejandro Martín Parra.