El lenguaje es evaluado de distintas maneras, esto se refiere, a que el lenguaje implica varias áreas que actúan de forma conjunta. La semántica por ejemplo se refiere al vocabulario que posee una persona, el número de palabras que usa o conoce. La pragmática por otro lado implica la capacidad de interpretar el lenguaje, como puede ser entender un chiste o una frase con doble sentido. Es muy importante también la fonología, pues es la que se encarga de emitir sonidos del lenguaje correctamente.

Otra área importante es la sintaxis, que se refiere a la forma de estructurar una frase de forma gramaticalmente adecuada.

Además de todo esto, un logopeda debe evaluar el lenguaje oral (lenguaje hablado), el lenguaje escrito, el lenguaje gestual (se refiere a los signos o gestos del lenguaje o a cualquier forma gestual adaptada como forma de comunicación por déficit o inexistencia de lenguaje oral, escrito o ambos)

El lenguaje comprensivo-expresivo forma un pilar fundamental representando la capacidad de comprender el lenguaje y ser capaz de dar una respuesta adecuada.

Algunos consejos para potenciar el lenguaje son:
- Reforzar el contacto visual y cuidar la forma en la que le hablamos al niño.
- Hablarle mucho a los pequeños y usar mucho lenguaje gestual-facial.
- Hacer lecturas.
- Chupete/ biberón/ pecho. No más allá 2 años.
- Preservar y aumentar la autonomía de los niños.
- Aportar una alimentación que fortalezca musculatura y órganos orofaciales
- Realizar praxias (ejercicios bucofonatorios).
- Ofrecer mucha información y dar posibilidad de que el niño pueda expresarse.
- Ofrecer la forma correcta sin sobrecorregir en exceso ante errores de pronunciación.
- Existe más probabilidad de que las palabras sean aprendidas si los cuidadores se centran en aquello en lo que está interesado el niño ofreciendo una palabra en ese momento relacionada con la interacción más que intentar dirigir la atención del niño y enseñarle activamente el vocabulario.
- Usar juguetes que favorezcan la estimulación sensorial (luminosos, táctiles, sonoros y olfativos) memoria, razonamiento y motricidad.
- Juguetes con ilustraciones muy coloridas y llamativas. Dibujos grandes y simples para más pequeños. Historias cortas que irán cogiendo complejidad.

Es de vital importancia observar a nuestro hijo y comprobar que su desarrollo es el adecuado, ante cualquier duda o preocupación no se debe dudar en pedir asesoramiento a un profesional ya que puede realizar una evaluación minuciosa y aportar pautas o consejos de trabajo que favorezcan o potencien la adquisición de hitos lingüísticos en desarrollo.