Tiendologuia.com - Desde hace algún tiempo la logopedia es un campo que está cobrando más protagonismo, sobre todo en el aspecto escolar; ya que cada vez se nos derivan más casos desde colegios, centros donde también se está notando cada vez más el incremento de alumnos en las sesiones de logopedia. En cada aula es más que habitual poder encontrar un mínimo de varios alumnos que necesiten terapia logopédica o refuerzo del habla y/o lenguaje. Y es que la logopedia se centra en procesos no solo del habla, si no también del lenguaje, comunicación e incluso orofaciales, pues no debemos olvidar que los trastornos deglutorios o respiratorios entre otros también pueden ser motivo de consulta logopédica.

Los principales motivos por los que un profesor o familiar decide que es el momento de que se comience la terapia suelen ser por retrasos del habla; son los casos de niños en edad infantil que presentan un habla dificultosa en su entendimiento. La comprensión suele estar perfectamente instaurada siendo la expresión mucho más precaria. Por lo general en el ambiente familiar se les suele entender mejor ya que se habitúan a este modo de habla pero en contextos no familiares se vuelve mucho más difícil entender lo que el pequeño nos quiere decir. Esto conlleva en algunos casos a una probable frustración o miedo a hablar por equivocarse si no se trata a tiempo.

Las dislalias o dificultades para articular algún fonema (sonido de la letra) también abarcan un gran número de consultas. Rotacismos, dificultad en sinfones, sustituciones u omisiones de letras se cuelan de una manera preocupante al principio pero con una terapia de calidad y un seguimiento continuado suele remitirse el problema en pocos meses o sesiones dependiendo de la modalidad y frecuencia de tratamiento.


Las dificultades en la lectoescritura también merecen su mención; y es que a medida que los alumnos avanzan y entran en la etapa de Primaria, nos encontramos ante el gran hito del aprendizaje de la lectura y escritura. Muchos problemas se enmascaran bajo diagnósticos de dislexia que no siempre son certeros, pero sí que es cierto que la dislexia nos engloba una seria de conceptos a abordar claramente definidos y que cada vez aparecen de una forma más temprana.

Nuevos diagnósticos individualizados, porque cada niño es un mundo, y las dificultades en el lenguaje y/o comunicación se pueden dar tanto asociadas a otro trastorno como de forma aislada. Y esto son solo algunas pequeñas muestras entre una multitud más de trastornos que podemos ver en consulta. Lo realmente cierto es que una buena terapia y una motivación en las sesiones hacen de nuestra labor un ejercicio imprescindible para la mejora de estos trastornos que para muchos padres suponen una ansiedad inicial que disminuye a medida que se les asesora como merecen y se les informa sobre como abordar las situaciones complicadas que se puedan presentar y que tanto pueden afectar a la respuesta que nos de el niño/a así como informar sobre los ejercicios o pautas más favorables para el desarrollo de los objetivos generalizándolos en casa y demás contextos.