Tiendologuia.comDe las tres grandes empresas que se dedican al negocio de las videoconsolas, Microsoft es la que menos terreno ha recorrido y la que menos máquinas ha vendido. De hecho, a día de hoy solo alberga tres máquinas en su haber: Xbox, Xbox 360 y Xbox One. Su camino comenzó con Xbox allá por el cada vez más lejano año 2001, después de presentar la máquina en el 2000. En un mercado dominado por Sony y Nintendo, y con una Sega que acababa de retirarse de la batalla, Microsoft prometía dar mucha guerra. Para ello contaba con un hardware potentísimo para la época, equiparable a un PC (Pentium III) de los que se comercializaban por entonces, y por ende superior a una PS2 que había salido un año antes, e incluso a Nintendo GameCube, que era contemporánea y se quedaba a medio camino entre las máquinas de Sony y Microsoft, con un hardware —eso sí— muy equilibrado en rendimiento y precio. Nada que ver con Xbox, que apostada por un maquinón enorme y bruto a un precio no apto para todos los bolsillos.
La consola inició su periplo en noviembre de 2001 en Estados Unidos y marzo de 2002 en Europa a un precio de 480 euros que tuvo que ser rebajado a los 50 días a 300 por las bajas ventas. A pesar de ser una consola innovadora en aspectos como el juego online —Xbox Live existe desde 2003—, en estandarizar en consolas los géneros de videojuegos más típicos de PC como los FPS multijugador o el RPG occidental, y de haber tenido suculentas exclusivas que se aprovechaban de la potencia de la máquina para mostrar entornos gráficos nunca vistos hasta entonces en consola, finalmente solamente logró vender 24 millones de unidades hasta su defunción en 2006, muy lejos de las más de 150 que PS2 había conseguido hasta ese año, dominando como un rodillo su generación.

Pero Microsoft no había venido a explorar el terreno videoconsolero, sino a apostar por él, y en noviembre de 2005, cuatro años justos después del lanzamiento de Xbox, introdujo en Estados Unidos y Europa su segunda consola: Xbox 360. Podría decirse, a tenor de los resultados y de lo que se comenzaba a atisbar en ella ya desde el principio, que Xbox era el anzuelo y X360 era el cebo. Con la primera solamente pretendían implantarse, pero el verdadero todo o nada llegaba con la sucesora. Y es que era una consola mucho mejor pensada a todas luces, con un hardware mucho más equilibrado y potente, un precio inicial más competitivo, unas líneas de diseño más modernas, interfaz mejorada, recién inventado sistema de logros, juego en red y soporte para alta definición desde el inicio, un catálogo de juegos que pretendía ampliar todos los conceptos habidos y por haber, aunando sagas occidentales y orientales por igual, soporte para títulos en formato digital... y encima llegando un año antes que sus rivales. Podría decirse, desde luego, que Xbox 360 fue la consola que marcó el cambio generacional, no solo durante el primer año, sino durante prácticamente toda ella. Sony, por primera vez desde que comenzó con PlayStation allá por 1995, se veía en jaque.