Tiendologuia.comLa Audiencia Provincial de Zaragoza ha fallado la primera sentencia en la que se condena a una entidad bancaria a reintegrar al cliente los gastos correspondientes a la formalización de la hipoteca entre los que se encuentran los de notaría, gestoría, registro o Actos Jurídicos Documentados.

Esta sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza es la primera dictada y que sigue el criterio que marcó el Tribunal Supremo en su sentencia del 23 de diciembre de 2015 en la que se declaraban nulas las cláusulas que obligaba a los clientes a asumir diversos gastos.

De acuerdo con ambas sentencias, “quien tiene el interés principal en la documentación e inscripción de la escritura de préstamo con garantía hipotecaria es, sin duda, el prestamista, pues así obtiene un título ejecutivo (artículo 517 LEC), constituye la garantía real (arts. 1875 CC y 2.2 LH ) y adquiere la posibilidad de ejecución especial ( art. 685 LEC )”.

Queda establecido que uno de los pagos más importantes -notario y registro-, que tradicionalmente han sido asumidos por los clientes al firmar su hipoteca deberían haber sido asumidos por el banco dado que, en realidad, estos gastos van dirigidos a asegurar la recuperación del dinero prestado y, únicamente benefician a la entidad financiera.

La sentencia también declara nulas otras cláusulas, entre ellas las que aluden al pago por el cliente de los Actos Jurídicos Documentados.


Esta sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza es especialmente importante porque puede abrir la vía a que todas las personas que tengan una hipoteca recuperen el dinero que el banco les obligó a pagar cuando firmaron la hipoteca.

Los clientes pueden conocer lo que han pagado por estos conceptos simplemente consultando la factura que en su día le entregaron en la notaría y en el registro.

Esta documentación debe figurar junto con la escritura de la hipoteca, y si no es así, es posible pedir copia de estas facturas al Notario y al Registrador llevando una copia de la hipoteca. Además, se puede solicitar ante la delegación de Hacienda el justificante del pago del impuesto.

Concretamente, los documentos que se necesitan para recuperar el importe de estos gastos, reclamables en cualquier momento, son la escritura de la hipoteca, la factura del notario, la factura del registrador y la carta de pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (modelo 600).