Tiendologuia.comEs difícil que no nos hayamos apercibido alguna vez de la presencia de una silenciosa mosca pequeñita, posada en la pared, poco asustadiza y casi siempre en el cuarto de baño. Estas aparentemente inofensivas mosquitas, que nunca vemos que nos piquen y tampoco sobrevuelan nuestros alimentos, son, efectivamente especies del orden Diptera, es decir, insectos que tienen un solo par de alas porque el segundo par se ha reducido hasta prácticamente desaparecer, quedando en su lugar un simple muñón llamado balancín. Dentro de este orden, pertenecen a la familias Psichodidae, que engloba a las llamadas “moscas polillas” o “moscas palomillas”, llamadas así porque, a diferencia de las moscas comunes, sus alas no so transparentes y lisas, sino que son peludas, y además son alas relativamente grandes para el tamaño general de su cuerpo, recordando mucho a una mariposa nocturna. A pesar de ello, podemos comprobar que no son buenas voladoras, usando sus alas simplemente para planear, ya que si son molestadas se desplazan más bien dando saltos, aunque aterrizando siempre en la pared, o bien andan sobre esta superficie.

El cuerpo de los psicódidos está cubierto por numerosas sedas, lo que le da ese aspecto “peludo” tan característico. Esta cobertura es de color gris generalmente, pero también puede ser blanca, negra o parda. Las sedas pueden ser filiformes o espatuliformes La cabeza es aplanada dorsoventralmente, con forma circular o piriforme. Los ojos compuestos cubren la mayor parte de la superficie lateral. Las mandíbulas están ausentes. El labro tiene forma de daga y presenta un engrosamiento dorsal y un espesamiento ventral de la epifaringe, que aparecen soldadas en toda su longitud. El tórax porta un par de alas y, posteriormente, un par de halterios (alas reducidas). Las alas son generalmente lanceoladas, aunque en algunas subfamilias están reducidas o ensanchadas, dando un aspecto que recuerda, en miniatura, un tipo de mariposa nocturna.

Al ser insectos holometábolos, su desarrollo se realiza por una metamorfosis completa, con las fases de huevo, larva, pupa y adulto o imago. Los Psichodidos se crían en ambientes acuáticos y semi-acuáticos de modo que las áreas de cría incluyen playas, estanques, áreas inundadas, zanjas de drenaje, huecos de árboles, tuberías de drenaje, sistemas de tratamiento de aguas negras, pozos muros, urinales, charcas para tratamiento de desperdicios y efluentes. En el caso de la mosquita de los baños más corriente (Psychoda alternata), la hembra grávida pone los huevos en el limo que se acumula en las cisternas del cuarto de baño, así como en los desagües de los lavabos. Los huevos son pequeños, cilíndricos y con un diseño marcado en su superficie que permite la identificación de algunas especies por este medio. Los huevos están contenidos en masas gelatinosas de 20-200 huevos y eclosionan al cabo de 48 horas. Las larvas se desarrollan en la capa de la superficie, pegadas a algas flotantes, fango, estiércol y medios húmedos y mojados con mucha materia orgánica ya que se alimentan de hongos, microorganismos y materia en descomposición. Las larvas viven en los cuartos de baño se alimentan de la materia orgánica entrante (ej.restos de nuestros lavados de manos), bacterias, algas, hongos, etc. que crecen en estos medios. El periodo de desarrollo de los diferentes estadios larvales es de 9-15 días. La larva es altamente tolerante a condiciones de contaminación, bajo pH, bajo oxígeno disuelto y alta temperatura.

Tras el desarrollo larval, después de tres mudas y haber formado cuatro instares larvales, forma una pupa, fuera del agua, y de allí, tras un periodo de 1-2 días sale la mosquita adulta. Los machos adultos surgen un día antes que las hembras, a continuación giran su genitalia 180º madurando así sexualmente. Luego eclosionan la hembras, los machos las buscan por sus feromonas o por mediación de un huésped al cual éstas se sientan atraídas. La tasa del número de larvas respecto del número de pupas disminuye en invierno.

Esta mosquita podemos considerarla como animal doméstico, pero no podemos catalogarlas como parásitas, más bien como comensales, como hacen las cucarachas. Se alimentan de cosas que nosotros no aprovechamos. La mosquita adulta, en contra de las creencias de muchas personas, no son hematófagas, no pican para obtener sangre, dedicándose únicamente a la reproducción. Es más, sus larvas, al alimentarse de bacterias y de materia orgánica, cumplen un papel beneficioso para el hombre, en tanto que eliminan fuentes potenciales de infección y malos olores por la putrefacción de la materia orgánica.

Así pues, estos insectos son del todo inofensivos, todo lo más vectores pasivos de algunas bacterias en el caso poco probable de que se posen sobre nuestros alimentos. Más temibles son los Phlebotonidae, un grupo de moscas muy parecidas a éstas, siendo transmisoras de una grave enfermedad: la leishmaniosis. Por lo tanto, en el caso que nos ocupa, las mosquitas Psichodidae o moscas de los cuartos de baño o urinarios, no parece necesario esforzarse por erradicarlas, a no ser que su existencia sea muy numerosa, en cuyo caso simplemente podrían ser molestas. Para evitar estas situaciones sólo recomendamos medidas preventivas, como eliminar el limo que se forman en las cisternas, sifones o depósitos de agua y limpiando los desagües del lavabo y los sifones vertiendo agua hirviendo.