Tiendologuia.comLos diferentes tipos de senderos se balizan mediante un código de marcas diferentes establecidas por la ERA (European Ramblers Association).

Aunque la clasificación habitual los diferencia por la distancia, nos vamos a permitir hacerlo por el color, ya que favorece mucho más su compresión y distinción.

Color blanco y rojo
Senderos de Gran Recorrido (GR), rotulados con la letras GR , un guión y un número. Su longitud mínima es de 50 km, a realizar en más de una jornada.



Color blanco y amarillo
Senderos de Pequeño Recorrido (PR). En éstos, los caracteres son las letras PR, un guión, un identificativo provincial seguido por un número. Aquí la longitud máxima es de 50 km y deben poder realizarse en una jornada.

Color blanco y verde
Senderos Locales (SL). Las siglas son ahora SL, utilizando el mismo criterio de que en los senderos de pequeño recorrido. No deben sobrepasar los 10 km.

Color amarillo y rojo
Senderos Urbanos (SU). Circunscritos a un ámbito muy localizado.

Color blanco y azul
Menos frecuente y es para los que se realizan a caballo, bicicleta de montaña o vehículos todoterreno. Se utiliza el mismo criterio que los anteriores.

Variantes, enlaces y derivaciones
Las variantes son ramales de un sendero que nacen y mueren en dos puntos distintos del recorrido al que están vinculadas. Se nombran igual que el sendero principal con un número a continuación.

Los enlaces unen senderos homologados de igual o distinto rango. Pueden ser incluso internacionales.

Las derivaciones son ramales muy cortos y que sirven para aproximarnos a lugares de interés que no se encuentran sobre la misma traza del sendero (refugios, monumentos, fuentes). Se marcan con una línea diagonal blanca sobre la baliza.

Otros caminos
No podemos olvidarnos de aquellos que se nutren de parte de otros ya señalizados, como podrían ser el Camino de Santiago, el Camino Mozárabe, etc., y que se identifican de una manera propia y específica (flechas amarillas y/o peregrinas), y de aquellos marcados por ayuntamientos que se rigen por una anarquía de colores y nomenclaturas distintas, muchas veces en relación con la etnografía local.